¿Quienes Somos?

Nuestra historia y trabajo


Más África nace en 2017 gracias a una motivación: “Ser agentes de cambio global”. Esta idea llevó a un grupo de estudiantes de Derecho, de la Universidad Adolfo Ibáñez, a generar un proyecto social internacional con el fin de cambiar la calidad de vida de niños y niñas en diferentes partes del mundo. Al mismo tiempo, potenciar su aprendizaje escolar y el desarrollo de nuevas habilidades.

Sin embargo, en aquel entonces, no contábamos con experiencia ni certeza sobre cuánto impacto y alcance tendría un proyecto como el que estábamos creando. No obstante, mientras el proyecto iba tomando forma, comenzó a constituirse un equipo multidisciplinario con ganas de mejorar las condiciones de comunidades y escuelas, de extrema vulnerabilidad, partiendo en África del Este.

De esta manera, Más África pasó de ser una pequeña organización universitaria a convertirse en una organización de alcance internacional que en la actualidad, y gracias a la Fundación Pro Bono, se encuentra en proceso de formalización para constituirse como Fundación.

Lo que hacemos es desarrollar proyectos sociales integrales en África y Chile, principalmente en las áreas de educación, deporte y arte. Al mismo tiempo, diseñamos diferentes proyectos educativos, sociales y recreativos para la implementación comunitaria.

Esta última es llevada a cabo con la ayuda y capacitación de voluntarias y voluntarios chilenos, generando un aprendizaje recíproco e integral. Las actividades de nuestros participantes van desde apoyar en el desarrollo educativo de pequeñas escuelas, hasta actividades extraprogramáticas comunitarias, lecciones del idioma y actividades culturales.

Llevamos tres años de trabajo que se reflejan en cuatro viajes a Tanzania, y al día de hoy, hemos contado con la participación de treinta estudiantes voluntarios y voluntarias de cuatro universidades del país. Formando verdaderos agentes de cambio global.


¿Por qué trabajamos en África?


Muchas personas se han preguntado por qué estamos ayudando a niños y niñas en África cuando nuestras propias comunidades también necesitan ayuda. La respuesta se encuentra en la situación histórica del continente.

Según la UNICEF las tasas más bajas de escolarización corresponden a África subsahariana, pues de los 57 millones de niños en el mundo que no tienen la oportunidad de ir a la escuela primaria, casi la mitad de ellos viven en esta región. Mientras que solo 2 de cada 3 niños y niñas en edad escolar tienen acceso a la educación.

UNESCO afirma que en África subsahariana más de una quinta parte de los niños de entre 6 y 11 años no asisten a la escuela, seguido de un tercio de los jóvenes de entre 12 y 14 años.

Por todo lo anterior comenzamos en África, pero nuestra misión es garantizar que TODOS los niños tengan acceso al aprendizaje escolar, sin importar dónde vivan. Lo que nos ha llevado en la actualidad a tener proyectos tanto en Tanzania como en Chile. Llegando cada vez a más niños y niñas con nuestros programas de desarrollo social, convirtiéndonos en una organización internacional y de impacto global.